Maiti en Nepal

Un proyecto casi inimaginable

… bajaba absorto viendo los “tea gardens” que como una alfombra cubren las laderas de Ilam. Pero mis pensamientos estaban atrás, en el pueblo y en las niñas, de 14 a veintipocos años, que se habían despedido de mi entre muestras evidentes de cariño y pidiéndome que no las olvidara al volver a España.

Pertenecían a una comitiva de Maiti Nepal llegada de Katmandú para recorrer tres áreas rurales y poner sobre aviso y concienciar del problema del tráfico de niñas. Nadie mejor que ellas lo conocen, pues han sido rescatadas tras sufrir, en diferentes grados, el drama. Como parte del proceso de rehabilitación en el que se encuentran, el martes escenificaron en la villa de Gorkhel el rapto/venta/engaño, traslado a los prostíbulos, maltratos y violaciones. Todo adaptado a una audiencia mayoritariamente infantil, que reía cuando no se quedaba boquiabierta.

Pero lo mas impresionante fue el camino desde la remota Pashupatinagar hasta la más remota aún Gorkhel. Qué bonito verlas sonreír, reír, correr, jugar … pedirme que les hiciera fotos, preguntarme si era su amigo… Y ver cómo acudían a verlas actuar hombres y mujeres de todos los campos circundantes y de otras aldeas menores, cercanas o distantes, con sus niños, muchísimos niños.

Alex Hurtado – Blog: 1001luces.blogspot.com

Maiti Nepal es una organización nepalí dirigida por la carismática Anuradha Koirala (Medalla de Plata del Centro Reina Sofía para el estudio de la violencia), que desde el año 1993 lucha contra el tráfico de niñas y adolescentes, tanto desde el punto de vista preventivo como paliativo y de recuperación física y anímica de las jóvenes que consiguen ser rescatadas. Se calcula que entre 150.000 y 300.000 niñas nepalíes son secuestradas y explotadas sexualmente en burdeles de la India, algunas desde la temprana edad de 6 años.

PARA MÁS INFORMACIÓN:
MAITI NEPAL: www.maitinepal.org
SURYODAYA (CONTACTO DE MAITI EN ESPAÑA): ongsuryodaya@yahoo.es

“Sus miradas transparentes me regalan claridad”La belleza de la simplicidad.”
Beatriz Grifol
“Se me cuelgan de las manos balanceando el corazón”
Beatriz Grifol